Applehall

Instalar aplicaciones en un ordenador con sistema operativo Mac OS X, es muy diferente a la manera que usamos en un ordenador que tenga Windows como sistema operativo. Mientras en Windows la extensión del archivo casi siempre es .exe, en mac nos vamos a encontrar las extensiones .pkg o .dmg. Si en Windows el sistema nos creaba una cantidad de archivos engorrosos, que los repartía por diferentes carpetas, y el grueso de la aplicación nos la colocaba en una carpeta llamada Archivos de programa, cuya localización para los que menos saben de informática era bastante complicado de encontrar, en Mac podemos localizar la aplicación en una carpeta localizada en el finder llamada Aplicaciones y nos crea apenas unos cuantos archivos por aplicación. Como puedes ver, las diferencias son bastantes notables.

Vamos a ver en este post las dos maneras que tenemos de instalar aplicaciones en nuestro Mac. Como decíamos antes, las dos extensiones que vamos a ver son .pkg y .dmg. Vamos con la primera. La extensión .pkg nos va a recordar al típico instalador de windows. Haremos doble click en el archivo y nos aparecerá una pantallita donde veremos los típicos botones SIGUIENTE. Si descargamos un archivo con extensión .dmg, haremos doble click, veremos una pantalla con una barra de descarga, y a continuación veremos un icono característico de la aplicación que estamos instalando junto con una carpeta llamada Aplicaciones. Bastará con arrastrar el icono de la aplicación en la carpeta Aplicaciones, y listo. Como podeís ver, más limpio y sencillo imposible.

A la hora de desinstalar una aplicación, mientras que en windows teniamos que acceder a Panel de Control y a su opción correspondiente (manera que dejaba archivos que casi siempre teníamos que retirar manualmente), en Mac vamos a poder hacer esta tarea también de dos maneras. La primera y más sencilla, borrando la aplicación en la carpeta Aplicaciones. Puede ser que nos deje algún archivo, pero estos no serán tan dañinos como en windows. La segunda manera es la más completa e idónea, y es usando una aplicación llamada AppZapper. Literalmente desintegra cualquier vestigio que pueda quedar de esa aplicación. Basta con arrastrar la aplicación que queremos eliminar sobre AppZapper, y nos indica cuanto pesa esta aplicación, y las dependencias que tiene la misma. 100% seguro. Para probar esta aplicación basta con visitar este enlace AppZapper, donde podrás descargar la aplicación.

AppZapper

Nada más, como siempre esperamos vuestras sugerencias y comentarios. Recibid un cordial saludo del equipo de Applehall.